Todas las pantallas encendidas, Antón Patiño (I): una sensibilidad. Una resistencia

https://imagessl3.casadellibro.com/a/l/t0/13/9788416247813.jpg

“No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie. / No duerme nadie. /[…] / No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie. / No duerme nadie. / […] / No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie. / No duerme nadie. / Pero si alguien cierra los ojos, / ¡azotadlo, hijos míos, azotadlo! / Haya un panorama de ojos abiertos / y amargas llagas encendidas. / No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie. / Ya lo he dicho. / No duerme nadie. / […]”

Ciudad sin Sueño (Nocturno del Brooklyn Bridge), Poeta en Nueva York, García Lorca

Comenzamos aquí la reseña de un librito extraordinario. Y no he tenido más remedio que hacerlo de este modo porque a lo largo de la lectura del libro de Patiño estos versos han estado rondando constantemente mi cabeza. Quizá precisamente porque no se trata tanto de un ensayo de reflexión tecnológica, sino más bien de una reflexión poética en el ambiente tecnológico del Medioambiente Simbólico. Una sensibilidad inmersa en un medio claramente hostil. Una resistencia poética cargada de metáforas frente a la deshumanización que trae consigo el ciberoptimismo tecnológico.  Todas las pantallas encendidas… nos condenan a una mirada permanente que acaba sin ver nada, cegada y seca por el brillo del foco que la alumbra. «La pantalla parpadea día y noche su mensaje insomne. […] la mirada pulverizada. […] La luz del alma permanece apagada y enmudecida, todas las pantallas están encendidas emitiendo textura de nieve y ruido parasitario. […] Occidente […] tiene miedo a dormir con la luz apagada. Una sobreiluminación mediática que genera un agujero negro perceptivo.[…] El ojo insomne […] el insaciable ojo deseante […] el incansable ojo-que-mira, […] ojo global, […] un ojo sin párpados.

Por eso hay que tender …Hacia una resistencia creativa de la mirada, una reivindicación del derecho a cerrar los ojos y elegir contemplar, elegir dónde, cómo, cuándo, cuánto y sobre todo a quién mirar. Hay que aprender a mirar en una cultura que nos obliga a hacerlo. Ser usuario libre y no consumidor esclavo. No perderse el mundo. «Las formas de resistencia […] pueden surgir de la recuperación sensorial: nombrar de nuevo el mundo. Tocarlo y sentirlo. […] en la solidaridad con la materia. […] resistencia de la madera, de la piedra, re-existencia del ser humano como animal simbólico. […] Hace falta una resistencia poética y artística que active el resorte de la duración frente a la creciente disipación. […] Se postula [una] resistencia […] desde la introversión creadora como silencio activo

No se trata de tecnofobia o ciberoptimismo. Se trata de humanismo. De profundización, de búsqueda en la niebla del plasma. De esperanza. «El presente libro analiza la crisis de la mirada [a partir de] una mutación vinculada a una serie de innovadores recursos tecnológicos que configuran desde hace décadas un nuevo registro perceptivo a través de la televisión, los medios de comunicación e internet. Descubrir, guardar, transmitir […] Silencio activo frente a la conspiración del ruido […] Recuperar la intensidad de las palabras, su verdad oculta. […] Frente a la continua expropiación del lenguaje, la palabra primera es energía y raíz. Emblemas poéticos para nombrar el mundo. La belleza convulsa que preserva una imagen. La libertad de un gesto en el espacio. Percepción interior, cuando la imagen respira tiempo. […] Desvelar lo invisible. […] Reivindicar una melancolía activa. Es preferible avanzar a tientas, como un sonámbulo, que la gélida certidumbre del estereotipo incesante. […] El enigma habita en la capacidad de asombro. […] Frente al cloroformo mediático y la letanía audiovisual, es posible aún experimentar el placer de descubrir, sentir y escuchar. […] Tocar la materia: árbol, agua, piedra, madera, tierra. Reivindicar las palabras «rastro», «relieve», «rugosidad», «resistencia». […] sentir la textura sensorial de las cosas . […] Impulso melancólico e intensa lucidez. […] Se trata de “aprender la esperanza” Reinventar la esperanza […] como impulso hacia un horizonte de plenitud. Todavía podemos aprender a mirar. […] Resistir, resistir y resistir

En eso estamos.

Referencias:

Todas las pantallas encendidas, hacia una resistencia creativa de la mirada, Patiño, Antonio, Fórcola, Madrid, 2017

Todas las pantallas encendidas… síntesis en nuestra página Pensar los Medios.

Entradas del blog con la etiqueta “Miradas”

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Todas las pantallas encendidas, Antón Patiño (I): una sensibilidad. Una resistencia

  1. Bea dijo:

    Pero que maravilla de comentario que hace que mañana mismo me haga con el libro!! Y que me anima en mi tarea de resistir, resistir y resistir!
    Gracias Pepe!

    • Pepe Boza dijo:

      tienes abajo la síntesis extraída de la lectura que he depositado en la página “Pensar los Medios”. y, además, son cinco los post que vamos a publicar. Creo que merecen la pena.

  2. J. Alegre. dijo:

    Me encanta. ¡Cuánto celebro que todavía quedan 4 post por publicar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.