ONGs y los estereotipos emocionales de la imagen

Vivimos en una cultura de la imagen. Las Oenegés tratan de sensibilizar al ciudadano apelando habitualmente a las emociones y casi nunca a la inteligencia. Por eso utilizan las imágenes como vehículo habitual: niños famélicos, vientres hinchados, moscas, pobreza, guerra, destrucción, heridos, … Se trata de llegar, de tener pegada, de ser viral, de afectar al mayor número de personas…, de recaudar fondos, pero no de reflexionar, analizar, saber qué ocurre, cuáles son las causas,  qué podemos realmente hacer para colaborar en la solución de los problemas. Este tipo de campañas, funcionan tienen su efecto. Pero también daños colaterales. Por un lado el bombardeo de tristeza acumulada llega a insensibilizar al destinatario. Por otro, la instalación permanente en un solo lado de la realidad, acaba creando estereotipos  que falsean hasta esa misma realidad haciendo más difícil cualquier reflexión ponderada de lo que ocurre. De este modo se tiene una visión estereotipada de África, de Asia, de América Latina, del Tercer Mundo, de los países en desarrollo, que no responde a su realidad, siempre más poliédrica, rica y compleja.

Es lo que ponen de manifiesto algunas otras oenegés como Mama Hope o SAIH Norway como parte de su trabajo cooperativo utilizando las mismas armas, las imágenes, para romper con el estereotipo.

Los chicos del SAIH noruego, van un poco más lejos y no sólo crean imágenes críticas de las propias imágenes mediante la parodia:

Sino que incluso “premian” a la peor campaña de cooperación del año con el Rusty Radiator Award (‘El Radiador Oxidado’) concedido en 2016 a la ONG Compassion International -ya el nombre lo dice todo- por su vídeo ‘The Wait Is Over’ El vídeo promueve profundas percepciones de la superioridad occidental sobre el Sur, y es uno de los peores ejemplos que hemos visto en las ONG ya que representa al donante como el único salvador“, según el jurado.

O también premian a la mejor con el Golden Radiator Award (‘El Radiador Dorado’), para la ONG Plan por su campaña “Aprender sin Miedo” que denuncia el acoso y la violencia machista a la que se ven sometidas las niñas en todas las culturas.

 A mí aún me gusta más el segundo de los premiados como buenos, más sobrio y contenido y promovido por Anmistía Internacional de Polonia para expresar que todos, refugiados y europeos, somos seres humanos cuando nos miramos sin fronteras.

Sin embargo, finalmente, todos son imágenes, las más estereotipadas y las menos, y en todas ellas, por serlo, hay una carga emocional determinada (véanse, si no, los primeros planos o la música de fondo de este último vídeo, por poner sólo dos ejemplos). Y para pensar, pensar, lo que se dice pensar… mejor, siempre, la palabra.

Referencias:

SAIH Norway web, en castellano

Mamahope.org

Más información en Europa Press

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ONGs y los estereotipos emocionales de la imagen

  1. Bea dijo:

    Gracias por esta estupenda entrada que nos puede permitir reflexionar acerca de las tremendas oportunidades que da la imagen, para mal o para bien. Como siempre, solo personas con criterio podran discernir y valorar!
    Seguid trabajando en esa linea! Gracias por ayudarnos, con la imagen, y con la palabra, a pensar!

  2. Pepe Boza dijo:

    Gracias a tí por entrar, leer, pensar y comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.