Lectura vs lectura.

Otro grano de arena, otra taza crítica en el análisis de la lectura digital y la introducción irreflexiva de las pantallas en la escuela:

  1. Hay un proyecto europeo muy serio de investigación sobre los efectos de lo digital en la lectura.
  2. El ciberoptimismo reinante asume sin reflexión la hegemonía de las pantallas, incluido el mundo educativo.
  3. Sin embargo, antes de abrazar alegremente esta avalancha como positiva habría que reflexionar y medir sus efectos.
  4. Es lo que pretende este proyecto.
  5. Las ventajas de las pantallas para leer son obvias (pero pocas): fácil e ilimitado almacenamiento, tamaño de las letras, iluminación propia, saltar de una a otra plataforma a través de los enlaces.
  6. Los inconvenientes no son tan obvios, pero son más y más perniciosos en sus efectos: dificultad para leer textos largos, lo leído se recuerda peor, disminuye la conexión emocional con el contenido, se entorpece la compresión intelectual, se pierde concentración; en el caso de los llamados nativos digitales cuyo soporte ya no de lectura, sino vital son las pantallas: dependencia y/o adicción , pérdida de la conexión con la realidad física, ausencia de empatía, aislamiento social, empobrecimiento de la fantasía, falta de concentración, vocabulario limitado, dificultad para el pensamiento abstracto.
  7. Dado el precio negativo a pagar, es incomprensible el entusiasmo reinante.
  8. En Harvard, se está estudiando la escritura digital concluyendo que la toma de apuntes a mano es mucho más eficaz que la que se hace con pantallas.
  9. A pesar del entusiasmo ciberoptimista inicial, la venta de dispositivos digitales de lectura se ha estancado: parece que el papel resiste.
  10. Una anécdota deliciosa: chavales daneses que estudian ya con IPad relataban cómo les encantaba ir a las librerías a ojear, hojear y sentir en las manos los libros de papel.

Referencias

Lo podéis leer aquí en su origen si sois suscriptores del Diario

Proyecto E-read (en inglés)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.