Facebook físico: así de idéntico, así de distinto, así de estúpido

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 2 comentarios

Programados: la publicidad define nuestro mundo

En ocasiones, la publicidad, sin dejar de ser publicidad es contrapublicidad.

A través de la parodia y el humor y con la eficacia habitual del lenguaje publicitario, este minuto y medio producido por McCann pone sobre el tapete el tema del control cada vez más intenso de nuestras vidas por parte de los algoritmos que poco a poco van invadiendo nuestro ámbito de decisión, desplazando la incertidumbre característica de la libertad humana por la fría eficacia sin errores de las fórmulas matemáticas.

“Programados para ser libres expresa paradójicamente uno de los rasgos más característicos de la condición humana, la libertad, que ahora la tecnología -buscando la eficacia que señalábamos en nuestro post anterior-  pone en riesgo. La persona humana encuentra en el ensayo-error la fuente de su construcción personal que en cada ser humano es única e irrepetible. El ciberoptimismo, en el fondo, solo nos ve como máquinas imperfectas y predecibles en el análisis sociológico de los Big Data. Pero esa imperfección que nos define y nos aleja de la máquina, es precisamente nuestro rasgo más personal e insustituible. 

Anuncio de Aquarius | Programados para ser libres

La aplicación P.I.L.I.“Pequeñas Ideas Liberadoramente Impredecibles-, esa App que fortuitamente descubren sus creadores, pone en manos de los usuarios un algoritmo tan alocado como solo puede serlo el propio ser humano porque no responde eficazmente a nuestras necesidades, sino de un modo absolutamente aleatorio, sorprendente, impredecible y por eso liberador.

“¿No estará la inteligencia artificial pasándose de lista?”. Más allá  de la anécdota paródica que puede ser una caricatura, y más allá del objetivo comercial de meter en nuestra memoria la marca anunciada, la publicidad analiza la realidad humana para manipular nuestros deseos, bebe de la realidad social poniendo de manifiesto sus rasgos esenciales. En esta ocasión ha rastreado y detectado un problema con el que nos enfrentamos: la dictadura del algoritmo. Ha dado en el clavo.

Todo lo demás – como dice el spot- sería peligrosamente estúpido». Ya lo está siendo.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 2 comentarios

Escritura vs escritura: la influencia del soporte digital en el proceso creativo de escribir.

Resultado de imagen de escritura

Una reseña de Aceprensa pone sobre el tapete, una vez más, cómo la eficacia tecnológica puede convertirse más en un vicio que en una virtud. No es fácil comprender esto porque el espejismo de la rapidez, la comodidad, el automatismo, la simplicidad, la brillantez tecnológica… disipa cualquier oposición crítica a la hora de precisar qué se gana y qué se pierde con su aplicación. Cuando se usa la tecnología para “facilitar” el proceso de cualquier actividad humana, ocurre que la aplicación tecnológica lo que hace generalmente es eliminar ese proceso y, de ese modo, nuestra reflexión se ve obligada a analizar lo que no se ve, lo anulado, lo desparecido, la pérdida…, lo que está “tapado” por la novedad tecnológica. Las ventajas son evidentes; para describir la pérdida hace falta un esfuerzo ingente de sutileza.

Es lo que ocurre, por ejemplo, con el proceso de la lectura digital, frente a la lectura en papel. Las ventajas de la novedad, inmediatez, almacenamiento, iluminación, transporte, manejabilidad de la tableta o el e-book son tan visibles que invisibilizan la pérdida: no es fácil leer textos largos, lo leído se recuerda peor, la ausencia de la adquisición misma del objeto físico del libro en la librería con toda su liturgia de desplazamiento y relación, el ojeo de las estanterías y el hojear de los libros;  su densidad,  su peso, el espacio físico que ocupa; su relación física con el lector que lo posee, lo manipula, lo sostiene,  lo marca, lo subraya, lo relee…; la resistencia física que ofrece frente a la suavidad táctil del cristal; la fijación y el contraste de la letra impresa sobre el papel y su relación con la mirada que no ha sido igualada técnicamente por ninguna pantalla; el esfuerzo de concentración de la lectura en papel sin la ayuda hipnótica de la luminosidad acristalada; la ausencia de coerción por parte de ninguna corporación que va fijando un perfil con cada elección literaria del usuario a través de la red;  la pervivencia física de lo leído en el cementerio vivo  y biográfico que es la biblioteca de cada lector, frente a la fugacidad y desaparición en el olvido de un gigantesco fichero virtual; la presencia de enlaces y otras distracciones cuando se lee directamente en la red… Todo se reduce a un tema de soporte desligado completamente de la operación mental de la lectura cuando lo que hay que preguntarse es hasta qué punto y en qué dirección el soporte modifica la sustancia misma de la operación mental de leer.

Pero la reseña referida al comienzo se refiere no a la lectura, sino a la escritura. Se trata del comentario a un artículo de Mark Bauerlein publicado en First Things y titulado Fenomenología de la mano, en el que el profesor universitario defiende la vuelta a la lentitud, el esfuerzo y la torpeza de la escritura manual frente a la rapidez y eficacia del teclado y el procesador de textos para aprender a redactar.

 «¿Por qué, a pesar de todas las nuevas herramientas para corregir gramática y ortografía, los alumnos no escriben mejor?» –se pregunta. ¿Es posible que la herramienta tenga algo que ver? «El teclado no es la superación de la pluma. Es un avance paralelo, si no un retroceso». Cuando escribes una carta en el ordenador  «Tú no haces la carta, el ordenador la hace. Se hace contacto visual pero no contacto táctil directo… En un sentido físico no es realmente escribir, como lo es trazar letras para hacer palabras. Es golpear unas teclas». De nuevo, ¿sólo se trata de un tema de soporte o tiene un alcance mayor en el proceso mental de la creación? «Las herramientas técnicas pueden llevar no a potenciar la mente sino a la alienación del trabajo» O, como dice, el articulista, «la tecnificación muchas veces aleja al trabajador del producto de su esfuerzo, de forma que ya no se reconoce como el autor de lo que ha hecho, lo ve como algo ajeno. Las palabras acaban perteneciendo a la máquina y no a ellos. Las virtudes del ordenador –velocidad, facilidad y simplicidad– son vicios cuando se refieren a la escritura.La pluma personaliza la labor de la escritura, nos recuerda que somos responsables de lo que escribimos. Les dice a los jóvenes: ‘Estas son tus palabras. Ten cuidado con ellas’».

El trabajo manual de la escritura, la formación de las letras, el contacto directo con el papel, el tachar y corregir y escribir encima, la lentitud de ese proceso, acerca al redactor con lo redactado y lo hace más consciente de lo que escribe. Una vez más, el modo de hacer incide en el proceso mental de hacerlo. Más fácil, más limpio, más rápido, no es necesariamente mejor. Con la tecnología se cumple aquello de que, en ocasiones, lo mejor es enemigo de lo bueno.

 «Un ágil portaminas Montblanc o una elegante pluma Parker, junto con una libreta y papel que motiven a los jóvenes a imaginarse como hombres y mujeres de letras, no como proveedores de contenidos».

Referencias

Pluma y papel, artículo de Aceprensa

 

“Fenomenología de la mano”

 Lectura vs lectura, en el blog

Vargas Llosa elogia la lectura, en el blog

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

Víctor Sampedro: una entrevista muy suculenta

Estar hiperconectado es el mejor modo de acabar aislado” es el titular que Lluis Amiguet pone en La Vanguardia a la entrevista que hace a Víctor Sampedro, fundador del Máster en Ciudadanía Digital en la Universidad Rey Juan Carlos y autor de Dietética Digital , cuyo expresivo subtítulo, «para adelgazar al Gran Hermano»,  es ya una crítica expresa a las grandes corporaciones que se alimentan de las excrecencias de nuestra dieta digital y que no han dejado de engordar a nuestra costa.

La entrevista está llena de sabrosas herramientas verbales para afrontar nuestra relación con el mundo digital de un modo reflexivo y crítico, es decir, como clientes, usuarios o chefs que se cocinan su propio menú porque son dueños de la situación, en vez de cómo comensales hambrientos, irreflexivos y compulsivos. Herramientas, argumentos e ingredientes con los que podemos  sazonar nuestras sesiones y talleres con adultos y jóvenes para ayudarles a mejorar su dieta… digital.

Son estos:

Paradoja digital: «No soy nativo digital, pero sí un oriundo que se esforzó en hiperconectarse para no perderse nada y hoy limita sus conexiones para no perderse todo» o dicho de otro modo «El mejor modo de incomunicarse es hiperconectarse»

Dieta digital: «Comer de todo a todas horas es la mejor forma de alimentarse mal haciendo ricos a los fabricantes de comida basura; y, de la misma forma, si no sigues una dieta digital, acabas aislado y mal informado haciendo ricas a las multinacionales del clic.»

Frente a lo ilimitado del 24/7, límites: «Si quiere comunicarse con quien de verdad vale la pena, para empezar, póngase límites digitales.» «Ponerse límites a menudo es el mejor modo de superarlos. Las empresas digitales quieren que usted no los tenga y que se conecte cuantas más horas y con más gente, mejor.»

 ¿Gratuidad?: «[el discurso de la gratuidad] es autopublicitario. Nadie da nada por nada a nadie. Nada es gratis. El intercambio en este caso está claro: no te cobran lo que parece un servicio a cambio de tu privacidad, tu intimidad, tu atención y tu tiempo

 Redes industriales, no sociales: «Conectarnos dentro de un horario con ese grupo de amigos con objetivos comunes puede enriquecernos, pero conectarnos a cualquier hora con cualquiera nos empobrece como personas y nos priva del tiempo que podríamos dedicar a auténticos amigos. Por eso, no me gusta hablar de redes sociales, porque, en realidad, son redes comerciales, redes industriales.»

Las relaciones de la Dating Apps: «Sólo el compromiso y la exclusividad fundamentan una relación estable. Los algoritmos que utilizan para emparejarnos no persiguen que seamos felices ni que encontremos a alguien que valga la pena. No les preocupa tu vida sexual y mucho menos emocional: sólo buscan que pases mucho rato conectado en su red; o sea, que fracases en cada relación, vuelvas, cliques y generes más ingresos en publicidad y datos para ellos.»

La prueba del algodón: «Zuckerberg y los grandes pioneros de las redes, quienes diseñaron la deepface, la cara oculta de la interfaz y sus colores y las formas que te han llevado a comportarte de un modo u otro, de hecho, se privan [de las supuestas oportunidades que proporciona el mundo digital].  Esos programadores que cuando tenían 20 años se comían el mundo digital y nos metieron por millones en él, a los 30 y a los 40 que tienen ahora adoptan una dieta digital muy estricta para ellos mismos y para sus hijos.  Les prohíben tocar un dispositivo digital hasta los 10 años y que en el colegio se puedan conectar. Y apagan el wifi o limitan su uso a unas pocas horas al día.»

El poder:«El poder de las redes acabará siendo usado para el mal»[…] «Necesitamos políticas que eviten que la tecnología digital sea un instrumento para concentrar el poder y el dinero en unas pocas manos a las que los demás servimos. No uses la nube sin saber que la nube no existe; que sólo es el ordenador de alguien.»

Referencias:

Dietética digital

Máster en Ciudadanía digital

Entrevista de LLuis Amiguet en La Vanguardia

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

Nutribén Nutremal

Me envía Juan, este insólito vídeo publicitario:

No se ha visto en la tele. La campaña parece ceñirse a YouTube. Por la barbaridad a la que anima suena más a que estén testeando la reacción del mercado que intentando vender. No lo sé.

La Asociación Americana de Pediatría recomienda que hasta los dos años, la introducción de pantallas en la vida del niño sea cero. La razón es muy simple: no solo nos nutrimos de potitos, amigos de Nutriben, nos alimentamos también de imágenes, relaciones, miradas, lenguaje,… No solo somos lo que comemos, somos también lo que vemos, lo que oímos, lo que sentimos y lo que dejamos de ver, oír y sentir. El estímulo de la pantalla, por un lado, provoca en el cerebro un círculo de recompensa por la dopamina que genera su contemplación que cuanto más temprana es la edad, es más intenso; por otro lado, priva al niño de todo ese conjunto infinito de relaciones que crea la presencia de sus padres y que se pone en juego en algo aparentemente tan inocente como dar de comer.

Pero, aprovechando el ejemplo que me brinda el anuncio, me interesa subrayar la filosofía ciberoptimista que subyace debajo de la mentalidad que ha concebido el objeto que se publicita: la eficacia.  Es muy frecuente que se nos venda la tecnología por su capacidad para resolver problemas, sin tener en cuenta la mayor parte de las veces, sus consecuencias. En en este caso, el problema de un niño mal comedor se soluciona eficazmente fijando su atención en la pantalla -con la que, por cierto no juega como dicen en el spot, simplemente la mira-. Probablemente conseguimos que la criatura se NutraBien por fuera, pero la consecuencia de esa eficacia es que se NutreMal por dentro. Resolver el problema escogiendo un atajo tecnológico que evita la fricción que supone la realidad (aquí, como en casi todo lo real, la fricción se compone de paciencia, esfuerzo, miradas, recursos, sonidos, juegos, … interacción humana) es más una pérdida que una ganancia. Es como el aburrimiento infantil: aburrirse para un niño es generar un mecanismo creativo de imaginación para dejar de estar aburrido; si suprimimos el aburrimiento con pantallas, suprimimos también ese esfuerzo creativo de la la imaginación.

Nutribén, en este caso, Nutremal. Mucho mejor la cuchara tradicional, las caras de idiotas de mamá y papá imitando al avión, el babero, los restos de comida desperdiciada por el palmoteo del niño, la paciencia necesaria, el lenguaje, la presencia, etc. que el reluciente, hipnótico y eficaz cristal líquido. Mucho mejor la cuchara de palo que la eficaz tecnología de NutriSpoon.

¿Son digitales? ¿O los hacemos? Quino nos lo explica muy bien:

Escribiremos a Nutribén para contárselo a ver si rectifican.

P.S.: me dicen en Nutribén que se trata de un prototipo que no está a la venta. En efecto: testean. A juzgar por los comentarios, el resultado del test es de claro rechazo. Pero nunca se sabe…

P.S.2: el vídeo ha sido retirado finalmente por Nutribén tras la protesta de Catherine L’Ecuyer

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 4 comentarios