4ª Sesión de “140 Caracteres…”: Videojuegos

Ayer tuvimos en el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza, la cuarta sesión del ciclo “140 caracteres…” que impartió Juan Boza sobre el tema de los Videojuegos.

Fue francamente interesante y os resumo aquí un poco el contenido.

Tras definir y profundizar en la definición y características del juego, recordándonos la riqueza que encierra para el desarrollo de los menores hasta el punto que constituye un derecho de la infancia declarado por la ONU, incidió en la quiebra que produce la aparición de la pantalla a partir de la televisión en el horario y los hábitos de los menores.  Se trata -dijo- de una pérdida cualitativa y cuantitativa: la televisión como pantalla, nos sienta, nos inmoviliza, nos aleja del juego destacando -como lo hacía hace 20 años Alejandra Vallejo Nájera- que la clave de la influencia de la televisión  en la sociedad no está solo en los contenidos, sino en lo que dejamos de hacer cuando la vemos.

La sucesiva aparición de las consolas, internet, el ordenador, las tablets y los móviles no han hecho sino profundizar en esa lbrecha digital, entendida esta vez la expresión como la distancia cada vez mayor que nos separa del mundo físico. Ahora sí jugamos, pero sustituimos el juego físico por el ocio electrónico. Se trata de nuevo -como tantas otras actividades digitales- de un sucedáneo del juego real y físico.

Tras un pormenorizado y completo recorrido por las distintas clases de videojuegos, deteniéndose en la descripción de los más significativos por el número de usuarios, por la calidad de sus gráficos, por el nivel de adicción que provocan, etc… explicó detalladamente el mecanismo cerebral de la adicción que provoca este tipo de actividad lúdica, que suscitó un gran número de preguntas entre los asistentes y fue muy enriquecedor.

Finalmente, tras afirmar que “el aburrimiento es creativo“, incidió de nuevo en la importancia de que  se aleje lo más posible de la primera infancia el contacto con las pantallas, de que se racione sabiamente el tiempo de consumo de los niños y adolescentes y, sobre todo de que se les ofrezcan alternativas y un entorno rico de actividad cultural, física y relacional. De hecho, afirmó con rotundidad que “en la medida en que una vida se llena de vivencias reales ricas, la cantidad y el impacto del ocio electrónico  se empobrece, es decir, disminuye o apenas afecta“.

Prueba del interés de la conferencia fue el largo coloquio que la siguió con las intervenciones, dudas y preguntas de los asistentes que pusieron de manifiesto la preocupación de padres y profesores por esta invasión del ocio digital.

La próxima conferencia, el próximo 21 de febrero,  también la impartirá Juan Boza sobre el tema de “Sistemas de control parental: filtros y controladores para el ordenador y el móvil”.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

Reivindicación de la memoria

Resultado de imagen de memoria niños

«UN SISTEMA EDUCATIVO FRACASA SI PRESCINDE DE LA MEMORIA» titula Elena Rodríquez su entrevista a José Antonio Marina en La Última del Heraldo de Aragón de ayer día 11.

¡Ah, la memoria! La denostada por los innovadores de todo pelaje, la herramienta exclusiva de un sistema educativo obsoleto, pasado, triste, en el que el alumno no era el protagonista limitándose a repetir como un loro lo que un pesadísimo y aburrido profesor pontificaba desde la tarima, etc., etc., etc.

La memoria inútil para los solucionistas tecnológicos para los que ya no es necesaria puesto que la tecnología nos proporciona toda la información en el depósito infinito de la red.

La memoria: nada más que un lastre que ocupa espacio para aquellos que ven el cerebro humano como si de un disco duro se tratara. Un espacio valioso que ha venido a ser liberado por los verdaderos discos duros de los ordenadores para que nosotros, por fin, podamos dedicarnos a lo que realmente hacemos bien: crear.

La memoria para qué en unos alumnos que han cambiado ya su naturaleza convirtiéndose gracias a las nuevas tecnologías en hábiles pececillos multitarea que surfean, picotean, resbalan por encima del saber haciéndolo todo sin hacer nada.

Y así podríamos seguir recreando irónicamente los topicazos que nos bombardean constantemente desde las instancias de la novedad pedagógica y desde las páginas divulgativas de la prensa en boca de supuestos expertos y asesores.

Por eso es refrescante que en el Medioambiente Simbólico, una mente lúcida, independiente y de prestigio se ponga contracorriente para explicarnos que, primero, « La memoria es nuestra gran potencia. Es tonto que la desacreditemos cuando es la que nos permite pensar, imaginar, crear, reconocer las cosas, hacer proyectos.» Segundo, que «Sin memoria no podemos comprender. De qué le sirve a los alumnos tener toda la información del mundo en internet si no entienden lo que leen, si no saben distinguir lo que es importante de lo secundario. Comprendemos desde la memoria, y podemos usar lo que leemos y comprendemos porque en ella están nuestros hábitos mentales, nuestra capacidad de razonamiento» Y, ¡atención!, tercero: «Internet está produciendo muchos trastornos educativos porque la facilidad de acceso a la información difunde la idea de ‘para qué voy a aprender si todo está en la red’. Todo sistema educativo que prescinda de la memora está condenado al fracaso»

Y a la periodista le parece que esa última frase es la más importante y la selecciona como titular. Porque Marina dice muchas más cosas, todas interesantes, pero a la entrevistadora le parece –y a nosotros también– que es urgente la reivindicación de la memoria, su restauración al lugar insustituible que le corresponde en el proceso de aprendizaje frente a tanta innovación vacía y tanta crítica maniquea y falsa a un sistema educativo que nunca existió simplemente para ensalzar las virtudes de nuevas metodologías supuestamente revolucionarias.

«Elegir bien las metas, manejar la información, gestionar las emociones y poner en práctica las virtudes de la acción que son la perseverancia, la capacidad de soportar el fracaso y la tolerancia hacia la frustración» son para Marina la sustancia del talento, o lo que es lo mismo de una inteligencia bien educada. Y ninguna de esas cosas –como la memoria– tampoco se puede encontrar en internet ni puede conseguirse a base de videojuesgos, clics del ratón o con el mando de la videoconsola sentado frente a una pantalla.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Wikipedia o la constricción del del mundo

 Resultado de imagen de wikipedia

De nuevo las dos caras de la moneda. Los hay que –desde la ciberutopía- ven en la Wikipedia un vaso no medio, sino completamente lleno; un magnífico instrumento de consulta construido además por ese anónimo autor colectivo, paradigma de cooperación y de democracia colaborativa.  Está latente ahí esa idea tan extendida –de la misma familia utópica y tan quimérica como vana- de la posibilidad de una inteligencia colectiva, social, global, como una gran colmena  constituida por todos aquellos que entramos en la red, un puzle global como el de su logo.

Y los hay que –desde mi punto de vista, mucho más cercanos a la realidad de las cosas- ven en ella sólo un recurso más, otra herramienta que puede ser valiosa en algunos momentos,  tener cierta utilidad de urgencia, de complementariedad, de contraste, pero que, de nuevo por su disponibilidad y su facilidad de uso, suele acabar convirtiéndose no en el último, sino en el único recurso para una generación de jóvenes que acuden a ese almacén de resúmenes anónimos, «simples referencias no siempre contrastadas, no siempre rigurosas, no siempre minuciosas, no siempre fiables, carentes de la autoridad que el tiempo y el rigor, los autores de prestigio y el aplauso de lectores cualificados, dan a las grandes e imprescindibles obras» para acabar en un corta-pega sin ningún esfuerzo de síntesis, comprensión o conocimiento, como si se tratara de un descomunal rincón del vago.

El entrecomillado pertenece a Pérez Reverte que en su Patente de Corso del XLSemanal, dedica una breve reflexión sobre todo esto que merece la pena recoger y archivar en nuestro blog.

En el artículo afirma que le entristece –y a nosotros nos preocupa- que se vaya asentando lentamente en los jóvenes –y en los no tan jóvenes, diría yo-  la idea de que documentarse  consista básicamente en el acto perezoso, superficial e infecundo de un clic, y no en el trabajo de  «acudir a la Historia o a la Ciencia como material de trabajo, …adquirir o consultar libros, trabajar en hemerotecas y bibliotecas, visitar escenarios reales …consultar el Espasa, la Encyclopaedia Britannica, el Summa Artis, la colección completa de Blanco y Negro o el Diccionario Biográfico de la Academia de la Historia; …leer a Galdós, Valle-Inclán, Baroja o Clarín, …visitar un museo, viajar a una ciudad con un antiguo mapa y un bloc de notas, …».

La certera oposición de “visitantes” y “residentes” de David White se puede enriquecer con la  introducida por Reverte de “cazadores” y “recolectores”: los primeros van por la vida «con los ojos y el zurrón abiertos y la escopeta lista, en esa tensión especial que permite apropiarse de todo cuanto se pone a tiro, para luego sacarle punta. Incluso a nimiedades aparentes»  y no están en internet, sino que lo visitan como una herramienta más de caza. Los otros simplemente están y hacen clic. Y es que para cazar hay que estar en la calle física, hay que vivir en lugar de ver cómo otros viven o aprovecharse de lo que otros hacen.

 «Y eso – nos dice Reverte frente a los apólogos de las nuevas metodologías y las supuestas revoluciones educativas- se ve fomentado por un sistema educativo que cada vez depende más del teléfono móvil, de la tableta o la enseñanza digital, y desprecia las fuentes clásicas y tradicionales, negando a los jóvenes el hábito de moverse con soltura en fuentes más serias; de familiarizarse con textos solventes, anotar, marcar, comparar, completar.» Es decir, leer, comprender, distinguir, seleccionar, sintetizar… , o sea, pensar: educar las cabezas en vez de inundarles de pantallas con la etiqueta de la innovación. No se trata de no utilizar la red o rechazar las ventajas de la tecnología, sino de impedir que por su naturaleza (facilidad, accesibilidad, superficialidad, falta de autoridad, anonimato…) se convierta en hegemónica. Se trata de fomentar el duro pero fructífero trabajo intelectual frente al fácil surfing banal  de los barbariccos.

«La consecuencia de todo esto – termina- es que, cada vez más, quienes de esta forma limitan su propio conocimiento aplicarán esos límites a cuanto se les ponga delante. Juzgarán el mundo no por lo que éste tiene y ofrece, sino por la reducida visión que de él tendrán ellos.» O sea: en vez de utilizar la red como un eficaz instrumento de investigación y aprendizaje que amplíe su visión del mundo, acabarán, están haciéndolo ya, mirando el mundo por una estrecha cerradura que les ofrecerá una visión mezquina, mediocre y limitada de la realidad.

Tendremos que repetir una vez más las palabras de Steve Jobs: “no es delante de una pantalla, sino detrás, donde se forja el cerebro capaz de utilizar la tecnología correctamente” .

 Referencias

Artículo de Pérez Reverte

Visitantes y Residentes, una oposición de David White

Barbariccos

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

¿Ciberinfluencia electoral?

Resultado de imagen de cibermaniobras rusas en las elecciones norteamericanas

Hace cuatro años se destacó ampliamente la fuerte influencia de las redes sociales en la victoria del Presidente norteamericano Obama. Con el ciberoptimismo habitual, se analizó pormenorizadamente la magnífica campaña presidencial y  la estudiadísima y eficaz estrategia del Partido Demócrata con todo un equipo de ciberespecialistas que manejaron muy bien los tiempos de campaña y los metadatos de los votantes a los que dirigieron selectivamente e-mails, mensajes de Facebook, Twitter e Instagram. Como ganó Obama, los ciberutópicos alabaron el papel de Internet una vez más con los consabidos “un antes y un después en la historia de la política internacional”, “nada va a volver a ser lo mismo”, etc… tan frecuentes en el ámbito del solucionismo tecnológico.

Dado el buen resultado en aquellas elecciones, en estas últimas se supone que el ciberequipo demócrata tendría que haber sido aún más importante en dinero, medios y personas –seguramente lo habrá sido- y, por lo tanto, aún más eficaz. Sin embargo, nadie ha hablado de ello. Esta vez parece que la eficacia ha sido nula y los elogios entusiastas de la red han desaparecido… de la red. Es más: la denuncia del FBI y la Administración Obama de cibermaniobras rusas para influir en el resultado electoral favoreciendo a Trump con intoxicaciones (¿?), hackers y asaltos a la informática del partido de Clinton,  que pondría de manifiesto de nuevo la importancia de Internet en la política, no ha sido glosada por casi nadie, en general de forma bastante confusa y, en cualquier caso, a nadie se la ha ocurrido decir que este supuesto hackeo es un logro más de la nueva sociedad tecnológica y en red.

Hay pues, dos maneras de afrontar la influencia de la red y las redes en la política y en la sociedad. Por un lado está claro que se destaca masiva y mediáticamente cuando esta influencia va en determinada dirección, pero no, en cambio, cuando se produce en dirección contraria. Es el caso también del “destacado” y aireado papel de las redes en la llamada Primavera Árabe –más virtual que real- y el silencio ominoso de todos tras el fracaso de dicha Primavera en el mundo físico real en el que se producen vigilancias y censuras gubernamentales, cárcel, muertes y cruelísimas guerras en las que la red sigue siendo fundamental en otra dirección, pero aparentemente pierde toda capacidad de influencia.  Es el caso de la eclosión del 15M, pero no de su lánguida desaparición de la actualidad. Es el caso del avance de partidos alternativos y supuestamente asamblearios como Podemos, pero no del triunfo electoral del PP frente a la izquierda o de la derrota del PSOE. Muy importantes para la victoria de Obama, pero nulas en la victoria de Trump –salvo el pirateo ruso, claro-. Parece pues que las redes son determinantes para que triunfen determinadas tesis más o menos progresistas, pero no para respuestas de carácter conservador. 

Y es que Red y redes, en el lenguaje de la utopía solucionista cibernética,  son sinónimos de participación, de nueva democracia, de progreso, de juventud, de “¡nuevo!”…  y no de ciberterrorismo, de pirateo informático, de robo de datos, de control gubernamental, de inseguridad, de amenaza,… y en modo alguno puede haber nada que enturbie la proyección social publicitaria de dicha imagen positiva. Se trata, en definitiva, de una muestra más del márquetin mediático que, ni siquiera creo que de manera consciente, eleva una vez más a categoría la anécdota tecnológica en una especie de autoafirmación no de lo que es, sino de lo que según los parámetros del optimismo tecnológico, debería ser.

Sin embargo, la realidad se impone alejándose del buenismo y la demonización. La tecnología es lo que es, nos facilita la vida proporcionándonos herramientas que llegan más eficaz y rápidamente a donde nuestras limitaciones lo dificultan o impiden, pero produce también los daños colaterales que produce. Dejemos de proyectar una imagen idílica, pero por eso falsa, de la red y la tecnología y contrapesemos siempre con la crítica necesaria que la ponga en el sitio que realmente se merece. Es lo que intentamos aquí, a pesar del aparente negativismo que puede aparentar nuestro análisis como resultado de buscar ese contrapunto necesario a la presión medioambiental reinante. No criticamos el ciberoptimismo por ser tecnófobos, sino por por afrontar nuestro medioambiente simbólico con veracidad y equilibrio de modo que el usuario y el ciudadano sepan a qué atenerse para utilizar la tecnología con criterio, eficacia y libertad.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Demostración analógica

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 2 comentarios